viernes, 12 de enero de 2018

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS


En esta ocasión he querido dejar pasar unos días desde la fiesta de Reyes por no hacerlo desde la emoción de los momentos vividos, y tratar de ser más objetiva a la hora de trasladar nuestra vivencia de este seis de enero del 2018.
Mirad, he visto varias veces el vídeo que realizó el tío Juan-Fran con el móvil en esa mañana. Las imágenes a veces expresan mucho mejor los sentimientos que las palabras. Os puedo asegurar sin  temor a equivocarme, que las caras de absolutamente todos,  mayores y pequeños, eran de ilusión, de alegría, de risas, de hermandad, de paz. Esto es absolutamente objetivo; son imágenes que no se ha inventado vuestra abuela porque sea una entusiasta de la fiesta de Reyes; no se hizo ningún ensayo general para que apareciesen esas imágenes, reflejan claramente lo sucedido.
Soy muy consciente del trabajo tan inmenso que tienen los pajes, pero si pensamos con serenidad, a lo largo de nuestra vida el conseguir cualquier meta conlleva esfuerzo, sacrificio, cansancio, ...., y no siempre los resultados son gratificantes. Todos sabéis la edad de la abuela, pues ese día mis sentimientos son los de una niña. Una cosa es mi físico, y otra muy diferente mi interior. Si me conocéis un poco, he sido y soy una persona excesivamente realista, nada caprichosa, nunca he sentido envidia por no tener cosas que otros hayan poseído, pero cariños míos, en los Reyes Magos se me va la cabeza. Me es imposible pensar de otra forma.
Termino como el título de esta entrada: GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS


sábado, 16 de septiembre de 2017

A nuestro Ignacio

  
Esta entrada solamente se la voy a dedicar, como he puesto en el titulo, a nuestro Ignacio. Estoy segura que a todos os parece bien, porque realmente todos lo queréis y en cierta medida es vuestro ídolo.
Como sabes, este próximo lunes comienza tu etapa universitaria. Este ciclo de tu vida es muy importante e ilusionante, pero al mismo tiempo resulta duro. Eres todo un hombre y no puedo evitar recordar el día de tu nacimiento. Imagina con la ilusión que estábamos esperando ese inigualable acontecimiento, que tus tíos al enterarse que la mamá estaba con los primeros síntomas de parto, sin pensarlo, a las diez de la noche, se presentaron en la clínica, pensando que habías nacido. Se encontraron a tus padres acostados tranquilamente y se volvieron desilusionados.
Me vienen muchos recuerdos, y como un ejemplo relacionado te contaré que cuando dejamos a tu padre sólo en Valencia, para que también iniciara sus estudios universitarios, me queda el recuerdo nítido de su imagen; fue sin duda una época fuerte para él, pero que, como seguro que tú harás, la llevó a buen termino, con los ingredientes principales: trabajo y  constancia. De ambos sé que estás bien surtido y de alguna otra cualidad más, la honestidad. Yo la pondría en primer lugar.
Todos estos años han pasado en un suspiro. Quizás no eres consciente de los dones que el Señor te ha dotado desde el mismo  día de tu nacimiento. Aprovéchalos. No te olvides nunca de dar gracias a Dios. Tienes unos padres que te quieren con locura, un hermano que te adora, los cuatro abuelos que ni te cuento, y todos los que componemos esta familia que te queremos un montón.
Cariño de mi vida, nunca cambies en lo fundamental. Sigue siendo buena persona. Recuerda algunos consejos que los abuelos os damos a todos, por ejemplo el de "borrón y cuenta nueva" y tantos otros.
Como los abuelos somos de lagrimilla floja, los dos tenemos los ojos un poquito mojados, pero no de tristeza, sino de emoción. Te queremos con todo nuestro ser y estamos seguros de tu cariño. Somos plenamente felices gracias a todos vosotros.


lunes, 26 de junio de 2017

Acontecimientos para recordar


Hace ya demasiado tiempo que no he realizado ninguna entrada, y para nada la causa es que no hayamos vivido momentos muy entrañables.
Voy a intentar hacer un breve recorrido por algunos de ellos. Por ejemplo, si me remonto a la semana santa, ¿qué ocurrió en especial?, muy sencillo, que nuestro Álvaro, el viernes de Dolores, llegó desde Murcia en bici con un grupo de su clase de peregrinación al Castillo. Como anécdota, os recuerdo que se le rompió un pedal a veinte kilómetros de la meta, y como un campeón y haciendo un gran esfuerzo logró llegar a la meta. Eso si, extenuado, pero no fue ningún impedimento para que a las once de la noche se pusiese su túnica de nazareno y junto con Pablo, Juan, el tio Eladio y el tio Juanfran, aguantase una larga procesión acompañando la imagen de la Virgen de los  Dolores. Conclusión, se metió en la cama a las tres de la madrugada, agotados todos, pero felices. Como recordareis, ya pasó toda la semana con nosotros, y la verdad es que cada día disfrutasteis con distintas actividades muy bien programadas. El viernes santo se unieron a la procesión, Paula, Ana, Marta y Javier. Si tuviésemos que puntuar estos días, sin ninguna duda se merecen un sobresaliente porque fue una semana estupenda.
Después hemos tenido un montón de celebraciones, entre cumples y santos. Me da igual ser repetitiva, siempre sabéis que al final de la comida damos gracias a Dios, y me gustaría que a lo largo de vuestra vida no dejéis de hacerlo.
Ah, ¡se me olvidaba!: el seis de marzo tuvimos un cumple muy especial, nada más, ni nada menos que la mayoría de edad de nuestro Ignacio. Hace unos pocos días también se celebró su graduación, con unas notas extraordinarias, pero por encima de todo, estaremos de acuerdo al decir que, como dice la canción, "es un chico excelente".
Ya estamos a punto de abrir el campamento de verano, esperemos que todo transcurra con normalidad. A descansar y disfrutar de las vacaciones. Os queremos con locura y más. 

domingo, 5 de febrero de 2017

Master Chef


Esta mañana los abuelos se han llevado una grata sorpresa. Llaman a la puerta  y aparece Paula con un delantar y gorro de cocinera.  "Abuela, ¿tienes ya la comida?" me dice. Ante mi negativa, se dirige a la cocina y añade, "hoy la hago yo". De inmediato,  Juan y Ana dispuestos a ser pinches.
Rápidamente todos a trabajar. Paula distribuyendo tareas, yo de observadora. Bueno, parecía que iban a concursar y que el tiempo era importante. Nerviosos, bueno, la verdad, más las chicas. 
El menú lo traía elegido Paula, con sus recetas perfectamente claras. Os cuento: de primero una ensalada capresse, después Pizza rápida en sartén, y de postre, vasitos de tiramisú exprés. Las pizzas eran individuales y muy bien decoradas. ¿Qué os parece?. ¡¡Ah!! y mientras las chicas elaboraban el tiramisú, Juan, con receta de la abuela, ha realizado una torta para la merienda que ha resultado estupenda. 
Siempre me repito, pero me encantaría que lo recordarais. En todo lo que realicéis, que nunca os falte la ilusión y el amor que le pongáis. Esta mañana ha salido un menú de cinco estrellas, porque ambos valores se desbordaban. Gracias una vez más cariños por todo lo que nos hacéis disfrutar.


Veintiuno de Enero 2017

 
Con la única intención de que a lo largo de vuestra vida recordéis con agrado este día tan especial y se os grave en vuestra memoria, es por el que escribo esta entrada. 
Tenemos que reconocer que los Reyes Magos tuvieron una idea genial y acertadísima al regalaros las entradas para ver el partido entre el Real Madrid y el Málaga, C.F. en el Santiago Bernabéu. Os voy a decir un secreto: los abuelos también lo disfrutamos mucho, lo vivimos cada minuto como si estuviéramos presentes con vosotros. 
Todo el reportaje fotográfico que recibíamos era de caras risueñas, de ilusión, de estar pasando una jornada feliz. 
A pesar de no ser todos seguidores de los equipos que jugaban, tenemos que reconocer que los seguidores del Barsa y el del Atlético, se comportaron de maravilla. Lo de menos para todos vosotros era de quien fueseis partidarios, lo más importante fue la convivencia tan entrañable que pudisteis vivir con vuestros respectivos padres..
A vuestro regreso, todos con caras de cansancio, pero en vuestros rostros sobresalía mucho más la felicidad y el deseo de narrarnos todo lo acontecido desde primeras horas de la mañana.
Quizás, cuando la ocasión sea favorable, estará muy bien que repitáis una aventura tan estupenda como la referida, sea cual fuere el motivo.
Tengo que concluir una vez más dando gracias a Dios.